En primera persona con Óscar Terán: «Curiosidad, empatía, capacidad analítica, resiliencia y un genuino interés por las personas, ingredientes claves del directivo global»

Se dice que los directivos globales, flexibles, con amplia experiencia internacional y mente abierta para adaptarse a entornos diversos, complejos, dinámicos y cambiantes cotizan al alza. Y los directivos globales españoles, también. Prueba de ello es cómo en los últimos años algunos ejecutivos españoles han ascendido hasta ocupar importantes posiciones en grandes multinacionales como Pepsico, Brithis Airways, Merck Healthcare, Coca Cola European Partners o Facebook, entre otras. Pero más allá de estas llamativas primeras pociones, son muchos los directivos españoles que se han forjado una sólida carrera internacional. He charlado con uno de ellos para conocer, desde su experiencia en primera persona, cómo es el perfil de un directivo global y qué se necesita para hacer carrera como tal. Su nombre es Óscar Terán, cuenta con más de 15 años de experiencia en el liderazgo de equipos internacionalesde desarrollo tecnológico, comercial y gestión de producto en industrias bajo fuertes procesos de transformación como Telco, Medios y Digital, y actualmente ejerce como Director de Tecnología y Soluciones en una conocida empresa de servicios tecnológicos B2B para la industria de medios afincada en Suiza.

Con él realizamos un viaje por la carrera y el perfil del directivo global y nos detenemos en esta primera entrega, en las skills que necesita tener el directivo cosmopolita.

  • Si le pidieran hacer un retrato robot del directivo global, ¿cómo sería? ¿Qué destacaría en él?

Pensaría en una persona analítica y flexible; capaz de entender, adaptarse y gestionar entornos complejos y diversos con agilidad y en poco tiempo; incluyendo e integrando las dimensiones humana, económica, financiera, política y legal de su área de influencia. Destacaría, además, en él como cualidades fundamentales: el interés por otras culturas; también por las personas;  una notable capacidad de comunicación; y, naturalmente, una mentalidad abierta y un genuino respeto por la diversidad junto con el pragmatismo y la orientación a objetivos. En definitiva, una persona notablemente analítica y empática, generadora de confianza en equipos multiculturales y con capacidad de liderar en entornos complejos, dinámicos y cambiantes.

  • Desde la perspectiva de cualidades personales, si tuviera que crear el coctel del directivo cosmopolita, ¿qué ingredientes le pondría? Espíritu aventurero, curiosidad, pasión por los retos, ambición, humildad… ¿El directivo global nace o se hace?

Los ingredientes de nuestro cóctel “Cosmopolitan” incluirían curiosidad, empatía, capacidad analítica, adaptabilidad, resiliencia y un genuino interés por las personas y la capacidad transformadora de la tecnología.

El directivo global nace y también se hace. Uno de los vehículos para “hacerse” es una ambición saludable por crecer.

  • ¿Qué pesan más las skills profesionales o las cualidades personales para tener éxito como directivo global? 

En mi caso, trabajando en tecnología y el lanzamiento de nuevos servicios, desde luego tienes que estar al día y conocer las metodologías de trabajo, entornos, tendencias, amenazas y oportunidades de innovación en una industria en constante cambio. Es fundamental ser capaz de relacionar tecnología, oportunidad de negocio y alinear distintos equipos internacionales para alcanzar objetivos manteniendo una alta productividad y una excelente ejecución. Desde luego, este proceso de interconexión no lo puedes hacer solo, así que el alineamiento de talento y los skillscolectivos transcienden al individual, y el vehículo es comunicar eficazmente, desarrollando la confianza.

Desde luego, cuanta más brecha exista entre los skills profesionales y las cualidades personales, más esfuerzo será necesario invertir para tener éxito. En este sentido, el auto-conocimiento es clave para saber que área personal es clave desarrollar y cuándo es más adecuado delegar.

  • ¿El origen cultural marca alguna diferencia en un directivo internacional?

El origen cultural de un directivo desde luego influencia la huella que deja en una empresa.

Si la empresa es global, parte de un ecosistema internacional y la diversidad forma parte de su cultura, es probable que el entorno acepte particularidades culturales de sus directivos, de igual manera que tú aceptas y aprecias esa misma diversidad. Si la empresa es global, pero tiene un marcado estilo cultural de gestión preestablecido, en este caso, la capacidad de adaptación puede que sea la que acabe marcando el éxito. El directivo global navega entre estos dos casos en su día a día.

  • ¿Qué hace falta para crecer y hacer carrera como directivo global?

En primer lugar, una educación adecuada que combine aspectos técnicos y humanos con un aprendizaje directo, práctico y con perspectiva global (incluyendo idiomas, por supuesto). Desde este punto de partida, creo que una primera oportunidad en la empresa para participar en proyectos internacionales puede ayudar a desarrollar la fórmula de talento global y las habilidades que son esenciales para un primer puesto directivo.

Esa oportunidad ha de venir acompañada del deseo personal de crecer, cierto espíritu de aventura y la voluntad de salir de nuestra zona de confort, puesto que puede que incluya una nueva ciudad de residencia y un nuevo idioma o idiomas en el día a día.

No deberíamos olvidar que, como directivos, tenemos el compromiso de alcanzar ciertos objetivos tangibles para nuestra empresa, así que resiliencia, constancia y compromiso junto con la capacidad de desarrollar equipos de personas y delegar son aspectos imprescindibles para hacer carrera como directivo global.

Señalaría, como añadido, como vehículos de desarrollo profesional y personal los siguientes cinco puntos:

(1) la ambición por aprender constantemente,

(2) la humildad como expresión de la autoconsciencia,

(3) la serenidad en la capacidad de escucha,

(4) la aventura de crear e innovar en equipo y

(5) el pragmatismo en la toma de decisiones siempre basada en datos contrastados.

Al menos, están han sido mis claves.

Óscar Teran: Ingeniero de telecomunicaciones, MBA por ESADE y posee varias certificaciones en innovación, comercialización y gestión de proyectos por conocidas universidades y escuelas de negocio internacionales como IMD o Massachusetts Institute of Technology. Su carrera ejecutiva está marcada por la innovación, actualmente también por la transformación digital, y el desarrollo de negocio, donde dispone de una contrastada trayectoria en el lanzamiento y consolidación de nuevos productos y servicios en entornos ágiles y mercados dinámicos mediante el uso de datos. Su escenario de trabajo es el mundo, desde EEUU a Asia, pasando por Europa, países árabes, etc. Habla 4 idiomasy entre otros proyectos, y como anécdota, ha participado en la difusión de diferentes Juegos Olímpicos, una de las citas referentes de la multiculturalidad.

No te pierdas:

Oscar Teran: “En un ambiente culturalmente diverso, el secreto que permite romper paradigmas sin crear conflictos es la comunicación efectiva y la confianza”

Oscar Teran: “La calidad de liderazgo, la capacidad de desarrollar relaciones y la apertura mental suelen ser puntos positivos en común de los directivos de la zona mediterránea”