En primera persona con Óscar Terán: «En un ambiente culturalmente diverso, el secreto que permite romper paradigmas sin crear conflictos es la comunicación efectiva y la confianza»

Segunda entrega de nuestro viaje por la carrera y el perfil del directivo global, de la mano de Óscar Terán, un directivo quecuenta con más de 15 años de experiencia en el liderazgo de equipos internacionales de desarrollo tecnológico, comercial y gestión de producto en industrias bajo fuertes procesos de transformación como Telco, Medios y Digital. En esta etapa nos detenemos a conocer el día a día de un directivo global y cuáles son las herramientas para desenvolverse con éxito en entornos diversos y complejos.

  • Desde su experiencia, ¿cuáles son las habilidades fundamentales para adaptarse con éxito a diferentes entornos culturales y, sobre todo, sentirse cómodo con la naturaleza diversa de los mismos? 

Antes de contestar a la pregunta, creo importante destacar que hoy día estamos observando cómo las dinámicas geopolíticas globales y el desarrollo de un mundo multipolar, en este momento más convulso y quizá más dividido, parecen estar influenciando a la población mundial a percibir las diferencias regionales y culturales como una amenaza para el modelo del bienestar y el progreso económico. Sin embargo, la diversidad, tanto en el entorno empresarial como a otros niveles, es claramente fuente de innovación. Cuando un equipo es variado, en género, cultura, identidades, experiencias y manera de pensar, y cuando la confianza y el equilibrio se desarrollan en él, la libertad para pensar “outside-the-box” y el intercambio de ideas se maximizan, y el resultado es el desarrollo de nuevos productos, servicios y estrategias de éxito.

Para adaptarse y gestionar diferentes entornos culturales hace falta actuar en el ámbito colectivo y en el individual, alineando el estilo de liderazgo a cada persona de perfil cultural distinto, y, al mismo tiempo, cultivando la cultura global de empresa con el ejemplo.

Ello supone entender las diferencias de cada individuo, y, al mismo tiempo, evocar valores universales para transcender desde lo personal hacia un bien mayor como puede ser el éxito común de la empresa. En este sentido, la empatía y un liderazgo que no ignore la dimensión emocional de cada persona son esenciales.

Además, hay que estar dispuesto a respetar ese mismo nivel de diversidad en el equipo de gobernanza de la empresa. Esto implica transparencia, comunicar de manera honesta, exponerse y transcender a dinámicas políticas que ralentizan el equipo directivo a la hora de tomar decisiones en un mercado dinámico. Esto es especialmente relevante en un entorno en constante cambio en el que cuando se fracasa, hay que hacerlo de manera controlada, compartirlo, aprender y cambiar el rumbo rápidamente. Estas técnicas de gestión ágil son importantes para el éxito del negocio, ya que las ideas sin una ejecución alineada a las necesidades de nuestros clientes no crearían valor.

  • ¿Cuáles son las mayores dificultades que ha experimentado a lo largo de su carrera precisamente por desempeñarte en un escenario global? ¿Dónde radica la mayor complejidad de tener el mundo como escenario de trabajo? 

Creo que desarrollar una capacidad de comunicación efectiva, explicando problemas complejos a distintas audiencias, de una manera simple, desarrollando la confianza y con capacidad de convicción fuera de tu idioma y cultura nativos es algo que en mi caso implicó cierta inversión personal de desarrollo. Combinar esto con la exposición y el desarrollo de relaciones con distintos clientes globales en todos los continentes, representando a tu empresa, tu marca y a las personas que la forman, es una responsabilidad.

Asimismo, adaptar el estilo de comunicación verbal y no verbal a distintos stakeholders globales implica un proceso de aprendizaje cultural y una capacidad de adaptación notable también, así como la necesidad de conocer el entorno económico, financiero, político y su influencia en el desarrollo de negocio. No es lo mismo desarrollar relaciones con stakeholders, por ejemplo, en el entorno de la UE que en Catar o en Japón.

Ciertamente, todo esto puede interpretarse como dificultades, pero también constituyen una de las  dimensiones más interesantes y un campo de enriquecimiento personal para el directivo global.

  • ¿Qué es lo que a uno le hace ponerse más a prueba? 

Cuando te subes en el tren del directivo global, éste no para. Necesitas invertir tiempo para aprender, adaptarte y resolver problemas; y hacerlo manteniendo el rigor y la capacidad analítica, y liderando tanto en tiempos de desarrollo como de recesión.

Para ser capaz de mantener tu nivel de compromiso y efectividad profesional es vital ser feliz y optimista con lo que haces, y para ello debes de ser cuidadoso gestionando la agenda, los tiempos y tu propio “nivel energético”.

A nivel personal es necesario saber cuando desconectar, porque es fácil terminar trasladando preocupaciones profesionales fuera de la oficina. Si no descansas y no gestionas el estrés adecuadamente, acabas desarrollando “visión de túnel” y perdiendo perspectiva. Mantener ese equilibrio de resiliencia y productividad te puede poner a prueba, especialmente en tiempos difíciles.

No obstante, una de las tareas más difíciles a nivel profesional, sin lugar a duda, siempre es la de tomar decisiones duras que van a tener un impacto en la vida de otras personas. Explicar a alguien que conoces que la empresa prescinde de ella y hacerlo de manera profesional, equilibrada y transparente es algo que te pone a prueba cada vez, incluso cuando tienes el mejor aliado en RRHH. Hay que saber dejar la angustia personal aparte y mostrar compasión, mientras que miras al futuro en el interés de la empresa. En esta situación, es importante e tener en cuenta el backgroundcultural de la persona que tienes frente a ti.

  • ¿Y qué es lo mejor? ¿Lo que más le hace a uno enriquecerse, crecer y mejorar?

A nivel personal, lo mejor es que te brinda una vida llena de retos, dinámica y nada aburrida, así como la oportunidad de aprender constantemente, conocer entornos y personas diferentes mientras que desarrollas una perspectiva global sobre oportunidades de mercado.

Desarrollar esa perspectiva conlleva comprender cuáles son los elementos claves de cada experiencia y situación, entender los diferentes enfoques que puedan surgir y ser capaz de adaptarse, detectar la oportunidad e influir, alineando objetivos con las necesidades existentes actuales y futuras de la empresa, y esto es un reto que te hace crecer intelectualmente también.

Desde otro punto de vista, tener la oportunidad de formar parte de una empresa o proyectos que contribuyen a mejorar y a desarrollar la sociedad puede ser altamente enriquecedor. Esto es algo que me motiva especialmente.

  • ¿Cuáles son las mejores herramientas para desenvolverse y sobrevivir en ambientes culturalmente diferentes? ¿Las diferencias realmente pesan en un contexto global o hay algo que conecta y une por encima de ellas? ¿Hay algún secreto que lo facilita todo? 

Comenzaría por mencionar la capacidad de saber gestionar tiempos, escuchar, aprender y poner siempre el respeto en primer plano ante el cuestionamiento.

En un ambiente culturalmente diverso, el secreto que permite romper paradigmas sin crear conflictos es, de nuevo, la confianza.

La confianza es clave para que las personas sean receptivas hacia los valores de la empresa y los asuman como propios. La confianza también facilita el compartir conocimiento entre miembros del equipo y es un gran driver para la productividad y mantener una curiosidad colectiva. Cultivar ese valor depende mucho de tu estilo de comunicación y la consistencia de tus acciones con tus mensajes.

  • Trabajar constantemente fuera de tu zona de confort, ¿engancha o, hasta cierto punto, también desgasta? ¿Qué le mantiene a uno en la cresta de la ola?  ¿Cómo mantiene la motivación y alimenta la ambición un directivo global?

Es cierto que estar constantemente fuera de tu zona de confort llega a ser adictivo porque estás constantemente alimentando tu curiosidad y capacidad de superación, pero, como he mencionado, hay que saber autoadministrarse para poder mantener la motivación y no desgastarse, porque el ritmo puede llegar a ser muy alto.

El desarrollo de equipos y personas también engancha. Permitirse tiempos para conocer a las personas que forman parte de tu equipo a todos los niveles y aprender de ellas, dejando la agenda en pausa, sin duda es otra gran fuente para mantener la motivación elevada. Es clave planificar estos tiempos en tu agenda y saber cuándo los necesitas.

Óscar Terán: Actualmente ejerce como Director de Tecnología y Soluciones en una conocida empresa de servicios tecnológicos B2B para la industria de medios afincada en Suiza. Es Ingeniero de telecomunicaciones, MBA por ESADE y posee varias certificaciones en innovación, comercialización y gestión de proyectos por conocidas universidades y escuelas de negocio internacionales como IMD o Massachusetts Institute of Technology. Su carrera ejecutiva está marcada por la innovación, actualmente también por la transformación digital, y el desarrollo de negocio, donde dispone de una contrastada trayectoria en el lanzamiento y consolidación de nuevos productos y servicios en entornos ágiles y mercados dinámicos mediante el uso de datos. Su escenario de trabajo es el mundo, desde EEUU a Asia, pasando por Europa, países árabes, etc. Habla 4 idiomas y entre otros proyectos, y como anécdota, ha participado en la difusión de diferentes Juegos Olímpicos, una de las citas referentes de la multiculturalidad.

 

No te pierdas:

Oscar Teran: «Curiosidad, empatía, capacidad analítica, resiliencia y un genuino interés por las personas son algunos de los ingredientes claves del directivo global»

Oscar Teran: «La calidad de liderazgo, la capacidad de desarrollar relaciones y la apertura mental suelen ser puntos positivos en común de los directivos de la zona mediterránea”