Let’s play!

Editorial del número de abril 2021 de ORH

Pensamiento crítico, creatividad, empatía, resolución de problemas complejos, capacidad de aprendizaje, adaptabilidad, iniciativa, integridad, toma de decisiones… El listado de competencias que nuestras organizaciones necesitan para abordar el presente y el futuro lo tenemos todos más o menos claro; y, en mayor o menor medida, todos los departamentos de RRHH y áreas de Selección se han puesto ya manos a la obra en este asunto: han identificado las competencias clave para su compañía… y, al salir al mercado en su búsqueda, se han topado con problemas.

Así, las empresas reconocen dificultades para encontrar el talento que necesitan; situación que no ha variado a pesar del actual contexto económico, lo que demuestra que el problema no es coyuntural sino estructural. Y que hace falta, por tanto, innovar respecto a dónde buscar y cómo identificar competencias transferibles, ya que los CVs y resúmenes; títulos académicos, certificaciones, experiencia laboral… y las fuentes de talento convencional se manifiestan como insuficientes.

¿Podemos encontrar hoy esa combinación de habilidades digitales y competencias sociales que ya nadie duda es la combinación ganadora para el éxito de nuestras organizaciones, aunque a algunos, dados los obstáculos que encuentran en su búsqueda, les puede empezar a parecer una entelequía?

Un nuevo estudio de ManpowerGroup nos abre una nueva puerta y nos ofrece una posible respuesta: las comunidades de gaming -más activas que nunca y en crecimiento durante la pandemia de COVID-19, y que cuentan en la actualidad con 2.500 millones de jugadores- son un enorme banco de talento.

Lo relevante del estudio, que desarrollamos en el artículo“Game to work” que encontrarás en este número, es que identifica las habilidades más relevantes entre más de 11.000 juegos y las vincula con las habilidades transversales más demandas por las empresas, ofreciendo una ayuda sin excepción y una buena hoja de ruta a todos aquellos a los que Fortnite, League of Legends o Mario Party les suenan a lo mismo (si es que les suenan a algo…); y, sobre todo, a los que, habiendo crecido en una época marcada por el “deja de jugar y ponte a estudiar”, hoy les toca cambiar ese chip y volver a iniciar el juego para conseguir ganar el talento que su organización necesita. “Let’s play!”